“Sólo un camino”

 

Considera las palabras de Jesús.

“No podéis venir al Padre sino a través de mí”.

Considera ahora que Él fue el carpintero que construyó el puente sobre valles peligrosos para que algunos vinieran.

Tal vez fue el albañil que construyó escalones de piedra para que algunos subieran a la cima de la montaña.

Puede que fuera el barquero que transportaba a algunos a través de mares tormentosos.

En todos ellos, Jesús era el camino que daba acceso, aunque los viajeros tomaran rutas diferentes.

Y así es en la vida.

El espíritu de Dios puede presentarse de diversas formas para guiar al buscador hacia el amor y la verdad.

Existe ese profundo pozo de verdad divina que trasciende la comprensión y la observancia religiosas y toca el núcleo mismo del viajero de la fe. Pues la observancia religiosa no es más que un intento de vivir como uno cree que Dios espera que viva. Sin embargo, ninguno está seguro de lo que Dios espera de él, aparte de amarle.

Pero el Discípulo comprometido de Jesús el Cristo comprende que, como Cristo, nuestro amor a Dios se demuestra en nuestro amor mutuo.

Así que, como Jesús, el personal y los voluntarios de la comunidad de los Ministerios de Cárceles y Prisiones de Forsyth emplean diversos medios y métodos para mostrar a los encarcelados y a sus familias el amor de Dios. Todo para construir ese puente o transportar a alguien al Padre a través del único camino, el amor perfecto de Jesús el Cristo.

 

Martin Lawson, Director de TTW

Ministerios de Cárceles y Prisiones de Forsyth