A menudo me sorprende la singularidad de los Ministerios de Cárceles y Prisiones de Forsyth. Fue el primer ministerio carcelario con apoyo comunitario del estado. Y la primera en contratar a una capellana afroamericana a tiempo completo. Sirve a instalaciones de máxima y mínima seguridad.

Quizá la característica más destacable sea la gente que sirve a Dios como voluntarios. Y de todos los “tesoros peculiares” de Dios que dan tiempo aquí – Ron Spease estaba en la corta lista de los primeros.

Veo a Ron en el relato evangélico de los hombres que llevaron al paralítico a Jesús, sólo para descubrir que tuvieron que quitar las tejas del tejado para bajarlo hasta Jesús. Ron era como uno de esos amigos fieles. Llevó a Jesús a mucha gente herida y tiró de muchas tejas de las tradiciones eclesiásticas para hacer el trabajo.

Ron arrancó las pretensiones, la tradición y la sociedad que son obstáculos en el ministerio de la cárcel para muchos de nosotros. Algunas personas tienen grandes títulos que se unen al miedo a ensuciarse en el lío de la vida de un delincuente. Ron no buscaba reconocimiento y temía poco las opiniones de los demás. En cambio, sus títulos eran ex delincuentes a los que condujo a Jesús. No construía edificios: Ron arrancaba el techo de todo lo que impedía que la gente herida viera a Jesús, ya fuera la adicción de un preso o el rechazo de una iglesia a los ex delincuentes. Simplemente se negó a descansar hasta que los que estaban fuera pudieran entrar y ver a Jesús.

Hace unas semanas, tras una larga batalla contra el cáncer, Ron nos dejó para superar el último reto de la vida, arrancar el techo de este mundo para llegar a Jesús y ser curado. Espero poder seguir el ejemplo de Ron y servir también a Jesús como “rompetechos”.
-Capellán Rodney Stilwell