Pronto entraremos en el tiempo de Cuaresma. Es una llamada a reflexionar sobre nuestra imagen de Jesucristo. La Confesión de Pedro (Mc 8, 27-34) puede guiarnos en la preparación de la Pascua.

Jesús siguió adelante con sus discípulos . . por el camino preguntó a sus discípulos: “¿Quién dice la gente que soy yo?”. Ellos le respondieron: “Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, uno de los profetas”. Les preguntó: “Pero, ¿quién decís que soy yo?”. Pedro le respondió: “Tú eres el Mesías”. . . . Entonces empezó a enseñarles que el Hijo del hombre debía padecer grandes sufrimientos, y ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, y ser matado, y resucitar a los tres días. . . Pedro le llevó aparte y empezó a reprenderle. Pero volviéndose y mirando a sus discípulos, reprendió a Pedro y le dijo: “¡Apártate de mí, Satanás! Porque no te fijas en las cosas divinas, sino en las humanas”. Llamó a la multitud con sus discípulos y les dijo: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame.


“¿Quién

¿Quién dice la gente que soy yo?” . . . le respondieron: Juan el Bautista . . . Elías . . . uno de los profetas”.
La Cuaresma nos invita a considerar las diversas concepciones de Cristo. En el mundo actual existen innumerables y contradictorias ideas sobre Jesús. Nuestra imagen se tiñe aún más por las importantes relaciones asociadas a Dios. Dios nos llama a enfrentarnos a estas imágenes y a luchar con su validez.

“¿Pero quién dices que soy?” La Cuaresma nos llama a ser responsables de nuestras imágenes de Cristo. La de Pedro era la de un héroe conquistador, que libera a Israel de sus opresores. Las nuestras pueden ser confinantes, restrictivas u opresivas. Mientras nos preparamos para la Pascua, Dios nos recuerda que, en cierta medida, nosotros elegimos nuestra imagen de Cristo.


Pedro le respondió: “Tú eres el Mesías”. . se puso a enseñarles .
La Cuaresma nos llama a dejar que Jesús desarrolle nuestras imágenes. La visión de Pedro de Jesús como rey real de Israel necesitaba “actualizarse”. La renovación, la revisión y la curación de nuestras imágenes pueden debilitar las barreras que nos separan de Dios. Cuando abrimos nuestras imágenes a la corrección, Dios trae el crecimiento.


“Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame”.
Estamos llamados a mejorar nuestra comprensión siguiéndole a Él. Asumir una cruz significa que le seguimos en la pérdida de nuestras imágenes para ver a Dios como realmente es. La Pascua puede convertirse entonces en un tiempo en el que nuestras imágenes de Dios están llamadas a morir y a resucitar de nuevo.

Trabajando con los Ministerios de Prisiones y Cárceles de Forsyth, a menudo veo cómo la imagen que un preso tiene de Dios experimenta un cambio radical durante su encarcelamiento. Las muchas ilusiones comunes de que Dios es un “genio mágico” se refinan, corrigen y maduran. Cada día vemos vidas transformadas cuando el trabajo de los voluntarios y capellanes aconseja a las personas, dirige servicios de culto, ayuda a las familias y cambia vidas rotas por las drogas y la violencia. Te pido que reces y apoyes este ministerio que enseña a hombres, mujeres y jóvenes a negarse a sí mismos y a seguir a Jesús.

 

-Capellán Rodney Stilwell, Capellán Mayor