Atención a las viudas

La Concordancia de Strong define viuda como una mujer que carece de marido, literal o figuradamente. Esta definición me hizo pensar en las “viudas” de los presos. Las vemos semanalmente visitando a sus maridos o asistiendo a programas de construcción familiar. Nuestros capellanes reciben sus lacrimógenas llamadas telefónicas para notificar a un recluso que un ser querido ha muerto o se ha visto implicado en un terrible accidente. Estas viudas se quedan atrás, viven con un solo ingreso y pasan apuros emocionales y económicos.

Hace unos años, durante las Navidades, una madre llevó a sus hijos a un programa especial con su padre. Escucharon la historia del nacimiento de Cristo y los niños recibieron regalos que el padre había seleccionado de donaciones de la comunidad. Cuando la madre se iba, me abrazó y se echó a llorar. A través de sus lágrimas, me enteré de que esa semana había perdido su trabajo y no podía comprar regalos para los niños. Vivía con un solo sueldo y estaba emocionalmente destrozada, intentando mantener la vida en orden.

Dios nos llama a cuidar de las viudas. Santiago 1:27 dice: La religión pura e inmaculada ante Dios Padre es ésta: visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y mantenerse sin mancha del mundo. ¿No será que, al cuidar de las viudas, recordamos el cuidado que Dios tiene de nosotros?

En Forsyth Jail & Prison Ministries, nuestro personal y voluntarios animan y atienden a las viudas. Te invitamos a pensar en las formas en que Dios puede estar llamándote a visitar a las viudas de tu iglesia o de nuestro ministerio.

 

Jone Reid, Coordinadora de la Iglesia y la Comunidad