Una de las mayores alegrías de mi vida es servir a “los más pequeños” en mi papel de capellán de los Ministerios de Cárceles y Prisiones de Forsyth. En Mateo 25, Jesús desafía a Sus discípulos a visitar a los que están en la cárcel y, en efecto, a hacer lo máximo por los que la sociedad considera los más pequeños.

Como capellán, tengo el impresionante privilegio de atender a los hombres y mujeres encarcelados en el condado de Forsyth, en la cárcel del condado y en la prisión estatal. Nuestro ministerio se asocia con más de 100 iglesias y más de 700 voluntarios para garantizar que se lleven a cabo estudios bíblicos semanales, servicios de culto y otros programas que satisfagan las necesidades espirituales y temporales de los reclusos, sus familias, así como de los funcionarios y el personal de nuestras instalaciones.

Como cualquier otra forma de ministerio, el ministerio en cárceles y prisiones conlleva sus retos, pero esos retos no se comparan con las grandes alegrías que acompañan al servicio al Señor en esta capacidad. Uno de esos momentos de alegría y asombro me llegó una mañana mientras hacía la ronda en la cárcel.

Esta mañana en particular, mientras repartía Biblias y hablaba con los reclusos, un hombre salió corriendo de la parte trasera del dormitorio para saludarme con una ENORME sonrisa en la cara. Corrió hacia mí, me estrechó la mano y me dijo: “¡Rezo por ti todos los días! Has contribuido a que se produzca un milagro en mi vida”.

Eso por sí solo bastaría para que se me saltaran las lágrimas, pero lo que hizo que este momento fuera tan especial fue saber que cuando conocí a este joven, no había ninguna sonrisa en su rostro. De sus labios no salían oraciones. De hecho, la primera vez que me senté con él, aún tenía el cuello en carne viva por las quemaduras de la sábana que se había atado al cuello justo antes de saltar desde una veranda del segundo piso intentando ahorcarse. Afortunadamente, la sábana se rompió.

La vida le había golpeado tanto que sentía que no tenía esperanza. Sin embargo, yo, junto con los demás capellanes, le ministramos la gracia cuando más la necesitaba. Pocos meses después de aquella experiencia, este mismo hombre andaba por allí, sonriendo, ayudando a animar a otros reclusos… e incluso al capellán. Digo “este mismo hombre”, pero en realidad había cambiado. Era una persona completamente distinta. Un tipo que quería estar muerto ayudaba ahora a dar vida a otros encarcelados.

Esto es lo que ocurre cuando nos comprometemos a seguir el reto de Jesús de visitar a los que están encarcelados. Tus oraciones, donativos, tiempo de voluntariado y esfuerzos contribuyen a hacer brillar la luz de Cristo en un lugar oscuro y ayudan a dar vida a quienes más la necesitan: los más pequeños.

 

-Capellán Tejado Hanchell